Autoconsumo eléctrico con paneles solares ⭐ Mejor precio [anual]

Catálogo de Kits Solares de Autoconsumo [anual]

El autoconsumo eléctrico es viable, legal y una manera de contribuir al cambio de modelo energético.

El autoconsumo eléctrico permite a cualquier persona o empresa producir y consumir su propia electricidad instalando en su hogar, local o comunidad de vecinos paneles solares fotovoltaicos u otros sistemas de generación renovable.

¿Qué diferencia hay entre las instalaciones de Autoconsumo SIN excedentes o CON excedentes?

Autoconsumo SIN excedentes

Están conectadas a la red de distribución o de transporte y a través de un sistema antivertido no permiten que la energía excedentaria se inyecte a la red.

El ciudadano o comunidad sólo es consumidor de la energía de la instalación, no es productor.

Podrán ser instalaciones individuales o colectivas y se conectarán a la red interior de los consumidores.

Autoconsumo CON excedentes

Son las instalaciones que además de suministrar energía para autoconsumo, pueden inyectar la energía excedentaria en las redes de transporte y distribución.

El ciudadano o comunidad también son productores de la energía, aunque se permite que el productor sea otra persona/empresa. Se puede optar de forma voluntaria al sistema de compensación de excedentes, por el que la energía no autoconsumida se compensa en parte con la energía que se tenga que adquirir a la red. El precio de la compensación de la energía se pacta libremente o se puede aplicar el precio medio horario del mercado eléctrico.

De esta manera se establecen dos modalidades:

con excedentes,

que permite la inyección de la energía sobrante en las redes de transporte y distribución, pudiendo, además, acogerse o no a una compensación económica derivada de esa compraventa de electricidad.

Y sin excedentes, que dispone de un sistema antivertido que regula la producción para ajustarla al consumo de su inmueble, recoge la guía preliminar publicada recientemente por el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), que explica en 17 pasos los requisitos necesarios para llevar a cabo una instalación de este tipo, y cuyas recomendaciones se irán actualizando a medida que avance su desarrollo.

¿Cómo es una instalación de Autoconsumo?

Además de impulsar las renovables, el autoconsumo supone un ahorro en la factura eléctrica y una menor dependencia de los cambios de precio de la tarifa eléctrica, ya que una parte del consumo se cubre con la energía generada
por el sistema de autoconsumo.

La nueva normativa de autoconsumo facilita los trámites, reconoce el derecho a autoconsumir energía eléctrica renovable sin peajes ni cargos y permite que estos sistemas se instalen a nivel individual o de forma compartida, por ejemplo, en comunidades de vecinos.

Un sistema de autoconsumo se compone de la propia instalación de producción (por ejemplo, unos paneles solares fotovoltaicos, o un generador minieólico), que es la parte más visible del sistema, y de otros elementos como los inversores, cables, conectores y, opcionalmente, baterías.

Este sistema se conecta a la instalación eléctrica de la casa o edificio, y
automáticamente genera un ahorro en la factura de la luz: la energía que se utilice en el edificio vendrá prioritariamente de la instalación de autoconsumo cuando ésta esté generando, mientras que el resto seguirá viniendo de la red.

A efectos del usuario, no se nota ninguna diferencia entre un caso y otro, aunque existen sistemas que permiten medir la energía que está generando la instalación de autoconsumo y consultarla en tiempo real mediante una app móvil, una web o en el propio dispositivo.

Para una instalación fotovoltaica doméstica típica, los inversores y demás elementos no ocupan excesivo espacio, por lo que es viable instalarlos en edificios existentes.

Además, la nueva normativa elimina la obligación de tener contadores adicionales en la mayoría de los casos, lo cual facilita la instalación.

¿Es viable económicamente? ¿Cuánto me cuesta y cuánto me ahorro?

En la actualidad, un sistema de 3 kW puede cubrir la mayoría de las necesidades de iluminación y consumo eléctrico de un hogar de cuatro miembros y una superficie de 70 m2.

La amortización en una instalación en autoconsumo estaría entre 6 y 10 años, ya que depende tanto de la potencia instalada como del uso que se haga de la energía.

Por lo que, tras la amortización de la inversión inicial, el ahorro en la factura eléctrica es muy notable.

Además, existen líneas de ayuda y beneficios fiscales que ayudan a amortizar aún más rápido la instalación, y sistemas de financiación que evitan tener que desembolsar la inversión inicial de golpe.

Cuando me sobra energía… ¿necesito baterías? ¿tengo que regalar la energía sobrante?

Cuanto más se aproveche la energía generada por la instalación de autoconsumo en ese momento, mayor será el ahorro y más rápido se amortiza la instalación.

Sin embargo, puede haber excedentes de energía cuando se genera más de lo que se consume, por ejemplo, si estamos fuera de casa durante las horas de sol en el caso de una instalación fotovoltaica.

Para estos casos, hay distintas opciones:

Podemos optar por instalar baterías para almacenar la energía en momentos sobrantes, o incluso comprarla en momentos en que la electricidad está más barata, y aprovecharla cuando la necesitemos. Esto permite un mejor aprovechamiento de la instalación de autoconsumo pero implica una inversión mayor, por lo que es necesario analizar caso a caso si sale a cuenta una batería.

Para instalaciones menores de 100 kW podemos optar también por un sistema de compensación simplificada en la que nuestra comercializadora nos compensa los excedentes como un ahorro en nuestra factura de la luz, mes a mes. Las comercializadoras de referencia (que ofrecen la tarifa regulada) tienen definido por ley qué valor económico dar a esos excedentes. En el caso de comercializadoras de libre mercado, la compensación se hace en los términos que se pacten con la comercializadora.

Si quiero optar por un sistema de autoconsumo, ¿por dónde empiezo?

El punto de partida es disponer del espacio necesario: tejado, cubiertas, jardín, etcétera, pero también son muy importantes las características de la zona donde se resida y su orientación respecto al sol o el recurso de viento, ya que es vital para sacar el máximo rendimiento de la instalación.

En el caso de los paneles solares fotovoltaicos, estos son más productivos cuando los rayos del sol inciden de forma perpendicular, por lo que la orientación sur es la mejor, aunque otras orientaciones también son viables.

Esto supone que también podemos tener en cuenta espacios o cubiertas cercanos a nuestro edificio. Una vez determinado que hay sitio, es recomendable contactar con una empresa especializada. Puede ser una comercializadora de electricidad (la que ya tengamos o una de las múltiples que hay en el mercado), una empresa instaladora especializada en sistemas eléctricos, una empresa de servicios energéticos o una empresa que se dedique específicamente a las renovables.

Habitualmente será esta empresa la que llevará a cabo los pasos técnicos y administrativos necesarios, además de realizar la instalación con todas las garantías de seguridad.

Si bien el sector de las renovables celebraba “por fin” en octubre pasado la derogación del denominado impuesto al sol mediante el Real Decreto Ley 15/2021, de medidas urgentes para la transición energética, a principios de este mes la fiesta continuaba gracias a la aprobación del RDL 244/2021, que favorece ahora el autoconsumo colectivo –antes solo se permitía el individual conectado a una red interior–.

La nueva normativa ha simplificado y reducido la cantidad y complejidad de trámites a realizar, y el IDAE ha elaborado una guía detallada para ayudar a estos profesionales a llevar a cabo todos los pasos necesarios.

Viviendas unifamiliares

Para una vivienda unifamiliar, se precisa una potencia instalada de entre 1,5 y 3 kilovatios (kW), que implica 6-12 placas solares, con la que se puede cubrir, según la orientación de la estructura, un tercio del total del consumo doméstico, el resto deberá adquirirlo en la red (comercializadora).

Esto supone una inversión de 3.000-6.000 euros amortizables en 11-13 años.

En cuanto a los trámites, al tener una potencia inferior a 15 kW y estar en suelo urbanizable, no hay que pedir permiso de acceso y conexión a la distribuidora, la empresa instaladora solo debe enviar un boletín a la comunidad autónoma.

Una facilidad de la que se benefician asimismo los que prefieren la fórmula sin excedentes. Además, para este ejemplo, si quieres inyectar a la red la energía que no consumes (con excedentes) y ser recompensado por ello, la vía es mediante el descuento en el recibo del mes siguiente.

Una instalación aislada para una vivienda unifamiliar aislada de más de 100 metros cuadrados, con cuatro miembros de familia necesita un poco más de una potencia de 3 kW, lo que supone un ahorro del 68% en el recibo de la luz a largo plazo.

Los pasos más importantes a dar para el autoconsumo eléctrico son:

  • Un estudio de viabilidad que analice las posibilidades de nuestro edificio,
  • el presupuesto de lo que podría costar la instalación y
  • cuánto nos podríamos ahorrar en nuestro caso concreto.

Para esto, es posible que nos pidan datos de nuestras facturas eléctricas, ya que el patrón de consumo determina cuánto podemos ahorrar.

Los trámites administrativos, que en función de la ubicación y la tipología
pueden incluir licencias de obras o autorizaciones administrativas, especialmente para instalaciones más grandes o aquellas situadas en edificios afectados por alguna figura de protección o en espacios protegidos ambientalmente.

La propia instalación, teniendo en cuenta la normativa energética pero también de seguridad de las instalaciones.
El registro ante la comunidad autónoma y las notificaciones que corresponda ante la distribuidora de electricidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *