Baterías solares o de ciclo profundo. Almacenar o comprar.

Una batería puede almacenar el excedente de electricidad que no estás usando, para usarla luego por la noche cuando tu sistema solar fotovoltaico no está generando corriente.

Master U-Power Batería Solar, AGM SP 160AH 12V Barcos Barca Caravana Autocaravana

239,00 €
  • Batería 12v protegida con carcasa a prueba de vibraciones con salida de corriente alta a corto plazo
  • Batería AGM fiable y duradera. Baja resistencia interna.
  • Ideal para interiores y para carretera
  • Batería para autocaravana, caravana, barco,… No emite gases y es a prueba de fugas.
  • Aplicaciones de la batería de gel de 12V: Sistemas de sonido, solares, veleros, autocaravanas…
  • Garantiza alta estabilidad de ciclo y baja autodescarga
Ver en Amazon
PROS
  • No necesita mantenimiento
  • Fabricada con carcasa extra gruesa que la protege de los golpes
  • No emite gases ni tiene fugas
  • Capacidad de carga muy alta. Tecnología AGM
  • Más de 1000 ciclos
CONTRAS
  • No hay opiniones contrarias

Almacenar o no almacenar energía

El uso de la electricidad almacenada de tu batería es gratis, en lugar de gastar electricidad de la red, que te cobrarán en el recibo.

Si tienes un sistema de generación de electricidad renovable en tu casa, como la energía solar fotovoltaica, entonces inevitablemente generarás más electricidad de la que necesitas en algunos momentos del día, y cualquier excedente se exportará nuevamente a la red ya que a día de hoy la red eléctrica es la batería más eficiente que hay.

Desde abril de 2021, el autoconsumo en España se encuentra regulado a través del Real Decreto 244/2021 del 5 de Abril, donde se establecen cambios en las diferentes modalidades de autoconsumo y cómo se rigen cada una de ellas.

En última instancia, cualquier cliente que instale un sistema de batería en un sistema fotovoltaico existente deberá asegurarse de que cualquier cambio en el sistema general no afecte los pagos de la tarifa de alimentación existente .

Pero la pregunta es si el costo inicial de la batería merece la pena por el ahorro que tendrás en el recibo de la luz.

Los costos dependen del tipo y tamaño de batería que elijas, pero podrías esperar pagar entre 5,000 y 8,000 € por la mayoría de las instalaciones de tamaño doméstico.

En muchos casos, esto no generaría un retorno de la inversión para la batería. Sin embargo, los precios continúan bajando y la tecnología de las batería está mejorando rápidamente, por lo que es probable que el almacenamiento mediante baterías se convierta en una opción económica viable para más hogares.

Por el momento, para la mayoría de los hogares, la mejor opción es intentar utilizar la mayor cantidad de electricidad mientras el sistema fotovoltaico la genera.

Las personas que eligen instalar una batería doméstica pueden basar esa decisión en su deseo de ser más independientes de las empresas de energía, en lugar de ahorrar dinero por ahora.

Sin embargo, instalar una batería te permite aprovechar al máximo la energía que generas, y están surgiendo nuevas oportunidades para usar las baterías de otras formas, como las tarifas de tiempo de uso inteligentes que significan que puedes cargar y descargar las baterías para Aprovechar las tarifas más económicas.

Instalaciones de paneles solares de autoconsumo aisladas

  • Una instalación aislada no tiene una conexión a la red, por lo que debemos instalar baterías para poder consumir energía cuando los paneles solares no estén produciendo. Es decir, cuando no haya sol o nuestra demanda energética sea superior a la producción del sistema solar instalado, se hará uso de las baterías.
  • Debido al precio de las baterías (aproximadamente 1.000€ por kWh instalado), el poder cubrir todo ese consumo eléctrico aumenta considerablemente el coste de la instalación.
  • Disponer de baterías implica instalar más paneles solares para poder cargar las baterías, lo que incrementa el precio de la instalación.
  • Por otro lado, habría que analizar si se dispone de suficiente espacio en el tejado y con la orientación adecuada, para instalar las placas solares necesarias.
  • Un batería de calidad cuenta con una vida útil de alrededor de 10 años, siendo el elemento más caro de la instalación, el renovarlo y mantenerlo afecta negativamente a la rentabilidad de la instalación.
  • Finalmente, por mucho que la instalación esté correctamente dimensionada e incluye el soporte de las baterías, siempre es recomendable contar con algún generador eléctrico que respalde el funcionamiento de la instalación en caso de avería o emergencia.

¿Qué pasa si no uso o almaceno la electricidad?

El almacenamiento de energía funciona bien con la idea de la «casa inteligente». Muchos sistemas de almacenamiento inteligente le permiten realizar un seguimiento de su uso de energía en línea y cargar las baterías con electricidad de baja tarifa de la red si tiene una tarifa que es más barata en ciertos momentos del día, como Economy 7.

Estamos empezando a ver que el almacenamiento de energía juega un papel en la gestión inteligente de la energía a nivel de red. En el futuro, podríamos ver que las personas utilizan sus dispositivos de almacenamiento de energía, incluidos los depósitos de agua caliente, para almacenar el exceso de electricidad, a cambio de tarifas preferenciales.

Todas ellas son cosas interesantes, pero ahora es el momento de invertir en almacenamiento de energía, ¿y qué debe considerar?

Durante años, la gente ha visto el almacenamiento de energía como una novedad o el dominio exclusivo de personas que viven aisladas lejos de la red.

Ahora los desarrollos tecnológicos y el crecimiento de las energías renovables domésticas hacen que esta sea un área con un gran potencial.

¿Vale la pena almacenar electricidad solar?

Si tienes un pequeño sistema de paneles solares existente, con poco exceso de producción para almacenarlo en baterías u otras opciones de almacenamiento, es probable que para tí no tenga sentido económico o práctico.

Por otro lado, si se instala una buena cantidad de paneles solares en el tejado y, generalmente, no hay nadie durante el día usando la electricidad generada, podría valer la pena considerar las opciones de almacenamiento.

Merece la pena señalar que para mucha gente, la decisión de instalar almacenamiento de energía no es meramente financiera. La idea de volverse menos dependiente de los proveedores de electricidad de la red y al mismo tiempo reducir su huella de carbono es muy atractiva para las personas que desean hacer una contribución a la sostenibilidad local y global.

Puntos clave a considerar

Existe la idea errónea de que cualquier grupo de baterías le proporcionará energía de respaldo en caso de un corte de energía.

Se pueden instalar algunos sistemas para proporcionar algo de energía básica para dispositivos esenciales durante un período.

Pero no todos los sistemas de respaldo hacen esto, y es poco probable que haya alguno que le proporcione un suministro doméstico completo durante todo el corte de energía.

Hable con un instalador sobre qué energía de respaldo le ofrecerá el sistema propuesto. Si su prioridad es solo reducir la cantidad de electricidad de la red utilizada por la casa, puede concluir que el gasto adicional de un sistema de respaldo de la red no vale la pena.

Las baterías eléctricas no son demasiado complicadas, pero los circuitos y los controles que necesitan pueden ser bastante sofisticados. Pueden ser sensibles, y el tiempo y el grado de carga deben optimizarse desde el principio para preservar la vida útil de la batería.

Sin estas precauciones, la vida útil de las baterías podría disminuir rápidamente.

Próximos pasos

Después de esto, si no se ha desanimado y crees que el almacenamiento puede ser una opción para tu hogar, ¿ahora qué?

Es hora de pensar en el producto que deseas y encontrar un instalador para instalarlo.

Un número cada vez mayor de instaladores de energías renovables ofrece ahora almacenamiento con baterías.

Preguntas para hacer a los instaladores

Es importante hablar con los posibles instaladores para asegurarse de obtener un sistema de almacenamiento de energía adecuado. Algunas preguntas para comenzar:

  • ¿Por qué me recomienda tener un sistema de almacenamiento de energía?
  • ¿Cuánto ahorrará el sistema en términos de electricidad de red no consumida?
  • ¿Cuánto carbono ahorraré?
  • ¿Cómo ha tenido en cuenta mi perfil particular de uso de energía en la casa?
  • ¿Cuánto costará instalar y reemplazar las baterías cuando lo necesiten?
  • ¿Cuánto durarán las baterías y qué cubren las garantías?
  • ¿Qué necesito saber sobre la gestión del sistema y su mantenimiento?
  • ¿Cuál es la capacidad de almacenamiento utilizable en kilovatios hora (kWh)?
  • ¿Qué circuitos eléctricos de mi hogar podré utilizar en caso de un corte de energía?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *